AERCCA lamenta que el RD de Eficiencia Energética no incluya la contabilización de consumos, una medida que permite ahorros de más de 200€/año a las familias españolas

gruposcalor-efidistrict-orvinaIII-01
Ayuda del Gobierno de Navarra para mejorar las Calefacciones Urbanas.
8 febrero, 2016
Foto-boletín-13-de-Enero-RCC
Los contadores de calefacción central, a la espera del nuevo Gobierno
15 febrero, 2016

El Gobierno en funciones deja al próximo Ejecutivo la decisión sobre la contabilización individual de calefacción central, que incluye la Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética

Ø  Insta a que la transposición se complete cuanto antes y no se espere a última hora, para evitar sanciones a los consumidores  

Ø  Según la Directiva Europea, 1,7 millones de viviendas españolas dotadas de un sistema centralizado de calefacción deberían instalar contadores de agua y calefacción o medidores individuales antes del 1 de enero de 2017

Ø  Optar por la instalación de repartidores de costes y válvulas termostáticas permite reducir un 25% el consumo de calefacción, una media de 224 €/año por familia española, y según estudios es la medida más eficiente para ahorrar energía 

Ø  Estima en 500 los nuevos puestos de trabajo al año que podrían generarse en los próximos cinco años en la actividad de instalación y gestión de  repartidores de costes individuales

Madrid, 15 de febrero de 2016.- AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción) lamenta que el Gobierno español en funciones deje al próximo Ejecutivo la decisión sobre la instalación de repartidores de costes individuales (Contabilización de consumos individuales de calor, frío y agua caliente sanitaria en edificios) que sí incluye la Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética, de obligado cumplimiento para los países miembros.

„Nos explican que el Real Decreto de Eficiencia Energética no lo incluye por encontrarse en funciones y con limitaciones en la aprobación de ciertas normativas, lo que nos lleva a pensar que se trata de una decisión temporal y a instar a que el próximo Ejecutivo apruebe su transposición cuanto antes y no se espere a última hora para evitar sanciones a los consumidores“, explica Ignacio Abati, presidente de AERCCA.

Según la Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética, de obligado cumplimiento para los países miembros, un total de 1,7 millones de viviendas españolas dotadas de un sistema centralizado de calefacción deberían instalar contadores de agua y calefacción o medidores individuales antes del 1 de enero de 2017. De no ser así, ya hay establecidas sanciones en caso de incumplimiento en materia de consumos energético. En la actualidad, en España ya tienen instalados repartidores de costes de calefacción unas 100.000 viviendas.

„La experiencia en otros países europeos e informes independientes constatan sus enormes beneficios para las familias -ahorros estimados de más de 200€/año por vivienda- así como en la lucha contra el cambio climático, ya que permitiría evitar la emisión de 2,4 millones de toneladas de CO2 año“, explica.

Ahorros del 25% en el consumo: una media de 224€/año por vivienda

Con independencia de su carácter obligatorio o no, diferentes informes independientes subrayan los ahorros de esta medida en las viviendas.

Así, el Estudio de la Implantación de Sistemas Repartidores de Costes de Calefacción en Edificios, elaborado por la Universidad de Alcalá, estima ahorros de consumo del 24,9% de calefacción en las viviendas de edificios con calefacción central, lo que equivaldría a una media de 224€/año de ahorro anual por vivienda española.

El mismo estudio confirma que, de entre las medidas orientadas a ahorrar energía en las instalaciones de calefacción centralizada, el uso de repartidores de costes de calefacción central y válvulas termostáticas es la más eficiente (20%-30%), seguida de la disminución de la temperatura ambiental de la vivienda en un 1ºC (5%-10%), el cambio de quemador (9%), la mejora de la envolvente del edificio (5%-8%) y el cambio de caldera (7%).

“Es también la más barata ya que, tanto si se realiza la compra de los repartidores como si se deciden alquilarlos, la inversión se amortiza en menos de dos años, un período mucho más corto que otros métodos destinados al ahorro energético en los hogares”, explica Ignacio Abati.

La incorporación de contadores individuales permite medir en consumo diario y regular los comportamientos de consumo, evitando la emisión de toneladas de CO2. De acuerdo a los datos de consumo energético en España en calefacción, se estima que la medida evitaría la emisión de hasta 2,4 millones de toneladas de CO2/año.

Generación de 500 puestos de trabajo al año en los próximos cinco años

La aprobación de medidas para la contabilización de consumos de la Directiva Europa de Eficiencia Energérica representaba también una oportunidad en términos de generación de empleo.

AERCCA estima que podrían generarse unos 500 nuevos puestos de trabajo al año, en los próximos cinco años, relacionados con la actividad de instalación y gestión de los repartidores de costes de calefacción, fundalmentalmente instaladores.

„Estamos seguros que la lógica de evitar el despifarro y pagar por lo consumido se seguirá imponiendo y que el número de viviendas con repartidores individuales de calefacción seguirá incrementándose. Eso nos permitirá seguir generando una actividad sostenible para muchos proveedores y trabajadores que han visto en este negocio una oportunidad para reconvertir sus oficios. Esperamos que esta decisión temporal no ralentice las instalaciones“, explica AERCCA.

La Directiva de Eficiencia Energetica trata de impulsar la reducción de un 20% del consumo de energía de la Unión Europea en el año 2020. Alemania, Bélgica y Dinamarca disponen de sistemas de reparto de costes de calefacción central en 30 millones de viviendas desde hace décadas y tienen instalados un total de 150 millones millones de dispositivos.

 

Sobre AERCCA

La Asociación AERCCA tiene como finalidad la promoción de la implantación de los dispositivos de medición y procedimiento previstos en la Directiva 93/76/CEE (SAVE) y/o en cualquier otra legislación o normativa relacionada con los mismos, para la facturación de gastos de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria calculados en la proporción y en función del consumo efectivo de los mismos.